El número de accidentes viales creció 21,5% en 2017

En el 30 por ciento de los siniestros intervienen camiones. La especialización en Transporte de la UTNBA propone volcar el transporte de carga hacia el ferrocarril y aplicar una visión “holística” del transporte en general.

clementiweb

El número de accidentes viales creció 21,5 por ciento en 2017 con respecto a 2016, según estadísticas del Instituto de Seguridad y Educación Vial.

El indicador contabiliza los accidentes en los que se registra por lo menos un herido grave, un patrón que fija al menos una fractura.

Los camiones son responsables del 30 por ciento de los accidentes, según datos del Centro de experimentación y seguridad vial (CESVI), por lo que la UTNBA realizó un relevamiento entre 2012 y 2015, sobre las condiciones en las que trabajan los choferes de camiones.

El Ing. Luis Clementi, Director de la Especialización en Transporte de la UTN Buenos Aires consideró que la seguridad vial tiene que ver con las condiciones en las que los camioneros descansan en la ruta, las paradas que realizan, los lugares en las que las realizan, entre otras. “No hay lugares de descanso para que el camionero pueda hacer una parada larga; cenar, tomar una ducha, y descansar”, aseguró Clementi.

Para el Director de la Especialización en Transporte, la reducción de la siniestralidad requiere de “un pensamiento holístico del transporte y de la logística. El país está haciendo muy buenas obras en materia ferroviaria, pero la carga tiene que ir al tren. Y para que ese tren pueda ser útil y dar su máxima capacidad hay acercar la carga al tren.  Con lo cual es casi un requisito que haya una secuencia de centros logísticos al lado de la vía, para pasar del camión al tren y del tren al camión”, explicó.

En ese sentido, Hernán De Jorge, Jefe de Seguridad Vial del CESVI, consideró que “las obras ferroviarias en el interior del país como es el caso del Belgrano cargas, van a permitir en los corredores importantes y troncales que muchas veces son paralelos a las redes viales y nacionales, desequilibrar la red de carga del transporte automotor al ferroviario. Y en otros casos va a haber que priorizarla transportando toda la carga posible hasta el norte del país, y distribuirla”.

De Jorge detalló además que entre las causas más frecuentes de los accidentes son “las distracciones son un factor muy importante a nivel mundial, no sólo en Argentina”.

El especialista consideró que “podemos tratar de revertir o desequilibrar la matriz de transporte en Argentina, que tiene entre el 90 y el 95 del transporte de carga automotor. Otros países están tratando de readecuar la infraestructura para desequilibrar esa matriz de carga: en Estados Unidos hay un 45 por ciento de transporte ferroviario de carga, y en Brasil ese porcentaje llega al 20 por ciento; nosotros tenemos un 5 por ciento”, aseguró.

De Jorge identificó como otra de las posibles causas de accidentes además, a que “muy pocas empresas de transporte de personas hacen cambio de choferes, una especie de sistema de postas; que en algún momento paren y roten”.

El Jefe de Seguridad Vial del CESVI cuestionó además, que cada una de las provincias tenga su propia ley de tránsito porque “cada una de las provincias maneja un estatus determinado respecto a lo que cree que es importante o no atacar. En Córdoba prohíben tomar alcohol al que maneja, la norma es inclusive más restrictiva que la Ley Nacional; y en Buenos Aires es diferente. No digo que esté bien o mal. Pero desde el Centro de Experimentación nos parece que no hay reglas claras para todos en la parte vial”.

Por su parte, el Ing. Carlos De Candia, Docente de la Especialización en Transporte, consideró que el transporte ferroviario de carga ha ido disminuyendo con el correr de los años, a la par del crecimiento del “tráfico de cargas”, por lo que consideró que “la inseguridad en las rutas hace que tengamos que repensar qué hacer con las redes de infraestructura, acompañándola con la seguridad vial. Hace tiempo que en nuestro país tenemos tasas altas de siniestralidad y es importante revertirlas y tratar de cambiar la matriz del transporte, en la que el de carga a través de camiones representa el 90 por ciento, con poca incidencia del transporte ferroviario de carga -apenas 5 por ciento-. Eso hace que haya una desigualdad que en la planificación de cargas a futuro habría que revertir a partir de la construcción y renovación de la estructura ferroviaria de cargas en el país”.

Para De Candia, los cruces ferroviarios son un punto de alta siniestralidad y muchas veces no se tienen en cuenta. “Tenemos aproximadamente 13 mil pasos a nivel en todo el país; 650 están concentrados en el área metropolitana de Buenos Aires. Cerca de 100 solamente en la Ciudad de Buenos Aires. Si bien se están eliminando los pasos a nivel en el área metropolitana en el corto y mediano plazo, tenemos que resolver qué hacer con los aproximadamente 12 mil pasos a nivel que existen que no están debidamente contabilizados. Muchos de ellos están atravesando las redes nacionales y redes provinciales”, aseguró.

En ese sentido, el docente de la especialización en Transporte explicó que la mayoría de los pasos a nivel que atraviesan las rutas nacionales son “pasivos”, lo que significa que no están señalizados sino solamente demarcados, por lo que los conductores de vehículos deberían bajar la velocidad a 20 kilómetros por hora, lo que no siempre se cumple.