Graduada de la UTNBA fue galardonada como emprendedora social

Zolvers busca que empleadas domésticas, plomeros, pintores, y quienes realicen trabajos en el hogar accedan a oportunidades laborales de calidad y a beneficios financieros como créditos.

1° EDICIÓN DEL PREMIO MARIANNE SPOT 2017-10-31 19:00:00
Embajada de Francia 
Periodista: Sabrina Diaz Virzi
En este cóctel estarán presenten las 10 finalistas del premio Marianne y se anunciará la gran ganadora.
fotos MARTIN BONETTO

La Ing. Cecilia Retegui es graduada de Ingeniería en Sistemas de Información de la UTN Buenos Aires y fundadora de Zolvers, un sitio web en el que se ofrecen servicios para el hogar, que este año sumó una herramienta de educación previsional con la que los usuarios pueden realizar los aportes, generar recibos y calcular los montos mensuales y semanales de pago. A raíz de este proyecto, Retegui obtuvo recientemente un reconocimiento como “emprendedora social” en la primera edición del Premio Emmanuelle Supervielle que entregó la Asociación Marianne de mujeres franco-argentinas en el mes de octubre. De acuerdo a la información de esta fundación, “el premio Mariannne es una iniciativa que surge de la unión de Francia y Argentina y que busca incentivar proyectos productivos liderados por mujeres audaces, emprendedoras que contribuyan con su proyecto a encontrar soluciones en la problemática social. La idea es Iluminar sobre su capacidad de llevar adelante ideas sustentables en el tiempo y que impacten en la sociedad”.

Zolvers es una plataforma online para contratar servicios para el hogar. Hacemos foco en actividades domésticas, cuidadores de personas mayores y lo que buscamos, además de darle mejores oportunidades laborales, es generar inclusión financiera. Para eso creamos Zolvers Pagos que está destinado a quién ya tenga empleada doméstica, más allá de por quién la haya encontrado. A través de ese servicio creamos la cuenta bancaria  de la empleada, automatizamos el pago de sueldos, recibos de AFIP,  y pago de aportes”, detalló Retegui.

Es una plataforma que comenzó a funcionar a fines de 2013. La graduada buscaba desarrollar un proyecto que pudiera escalar a nivel regional y que tuviera impacto social: “Desde hacía 15 años tenía una empresa de software. Me salí de esa empresa buscando otro tipo de desarrollo y venía pensando en algo que pudiera tener escala regional, que tuviera un impacto y que realmente pudiera dar soluciones a cientos de personas; ese era mi sueño. En ese momento también era madre y recibía mensajes en WhatsApp de gente buscando personas de confianza para trabajar en su hogar. Así surgió la idea”.

Retegui investigó el posible mercado a nivel regional y cuando tuvo la idea más desarrollada recurrió a una incubadora de proyectos de tecnología. “El mayor desafío que tuve que afrontar con este proyecto fue salir a buscar inversión. Si bien yo tenía otras empresas antes, siempre se financiaron más tradicionalmente, reinvirtiendo las ganancias de una forma más tradicional. Para este tipo de empresa necesitábamos inversión externa, con lo cual salir a ver fondos, inversores ángeles, para mí era todo un mundo nuevo y del que no tenía idea, así que para nosotros fue un gran desafío”, recordó.

La graduada consideró que una de las mayores satisfacciones que le dio el proyecto fue poder ofrecer mejores oportunidades laborales: “Estamos por agregar pintores ahora, y venimos trabajando mucho en el producto financiero; en que las empleadas domésticas tengan la posibilidad de encontrar trabajo en Zolvers, que las que ya están trabajando con otros clientes puedan acceder a otros servicios y beneficios como créditos. Hoy a los clientes les hacemos todo el trámite de inscripción a AFIP, de formalizar la relación laboral gratis y el foco es seguir trabajando en esa línea”.

Para Retegui, haber estudiado en la UTNBA fue “fundamental” porque su desarrollo como emprendedora está vinculado a lo tecnológico: “Si bien hoy no estoy programando, lo hice mucho tiempo y me dio la base para poder pensar el proyecto de una manera cercana a los programadores. Poder tener esa otra mirada para mí fue fundamental”.

(Fuente de la foto: Diario Clarín)