Informe de Decano de la 5ta reunión ordinaria de Consejo Directivo de la UTNBA

La exposición se centró en la situación presupuestaria de la Universidad y sus efectos sobre la Facultad. El Decano se refirió, además, a la reacción de todos los actores de la UTNBA frente a la detención del alumno Matías Baglioni.

utn_0123

A continuación reproducimos el informe del Decano, Ing. Guillermo Oliveto, correspondiente a la 5ta reunión ordinaria de Consejo Directivo de la UTN Buenos Aires, celebrada el pasado miércoles 5 de septiembre de 2018 en la sede Campus de la Facultad:

“Como primera medida, saludar y agradecer a los Consejeros que nos acompañaron hasta acá y darles la bienvenida a los nuevos Consejeros de los distintos claustros. Nos esperan jornadas de mucho trabajo, y en una situación compleja. Ya sabemos lo que está sucediendo y lo que va a suceder, más allá de compartir que por lo menos la mayoría de los gremios docentes aceptaron la propuesta y estaría solucionándose el conflicto. Seguramente todavía falta alguna decisión formal, pero por lo menos FAGDUT ya anunció que aceptó la propuesta del Ministerio de Educación, con lo que estaría cerrándose por lo menos el conflicto docente. Nos quedarían otras cosas que vamos a ir viendo a lo largo del tiempo. Pero quería simplemente darles la bienvenida a todos los Consejeros.

Y contarles varias cosas: primero, hubo reunión de Consejo Superior la semana pasada. Como saben, los viejos sobre todo, los nuevos alguno por ahí lo escuchó en algún momento. Teníamos pendiente la implementación de Ingeniería Mecánica en Bariloche. Esto fue aprobado por la Comisión de Planeamiento y luego por el Consejo Superior, habida cuenta de que el 24 y 25 de septiembre tenemos la visita de los pares evaluadores en el marco de la acreditación de la Carrera Ingeniería Mecánica en Bariloche. Así que la Secretaria académica va a viajar en esos días y vamos a tratar de, como hacemos siempre, poner el mayor esfuerzo. Hicimos un trabajo muy interesante en un lugar complejo. Porque todos saben que esto fue una herencia que tuvimos que aceptar, que tomar, que llevar delante de la mejor manera posible. Pero es un lugar en donde en este momento la UTN tiene 200 estudiantes, ya tiene 20 graduados de Ingeniería Mecánica. Y realmente yo aspiro a que, en algún momento, se independice de la Facultad Regional Buenos Aires, y que en alguna Asamblea futura convirtamos a Bariloche en una Facultad Regional, habida cuenta de la importancia estratégica que tiene Bariloche con lo que significa la empresa INVAP, el Centro Atómico Bariloche, y la importancia geopolítica que tiene para la UTN tener un enclave en ese lugar. Así que vamos a seguir trabajando en ese sentido, en principio trabajando en la acreditación.

Se habló bastante en el Consejo Superior de la situación presupuestaria. Como saben, yo soy el presidente de la Comisión de Presupuesto del Consejo Superior. A la Comisión llegaron notas, que oportunamente habían sido presentadas, que emanaban de dos Consejos Directivos; resoluciones de dos Consejos Directivos más una nota firmada por tres Consejeros Superiores, que planteaban una situación sobre el recorte en las becas de investigación realizadas por el Rectorado de la Universidad. Esas notas no se incorporaron al temario, no estaban en el temario. Nosotros en la Comisión de Presupuesto tenemos el tema dos, que es un tema permanente de la Comisión, que es el seguimiento de la ejecución presupuestaria. Entonces en el marco de ese punto dos, leímos las notas, invitamos al Rector. El Rector vino e hizo un informe de la situación presupuestaria, sobre todo de lo que tiene que ver con gastos corrientes, que son los que se aplican a las becas. Someramente explicó que el dinero, si bien hoy ya está normalizado, recuerdan que la situación que inició buena parte de los conflictos de las Universidades fue el retraso en el envío de los fondos de gastos corrientes que, como ya expliqué alguna vez, significan aproximadamente 40 millones de pesos por mes. Por eso se hablaba de que a la UTN se le debían 200 millones, porque en realidad había cinco meses de mora. Para que se entienda, la demora normal es de entre uno y dos meses, esto es histórico. Desde hace años que es así: por cuestiones burocráticas, los gastos de funcionamiento llegan del Ministerio a la Universidad con una demora de entre uno y dos meses. Luego, a veces la Universidad tarda cuatro o cinco meses en enviarlos a las Facultades Regionales. Pero eso es otro tema, que lo hemos discutido muchísimo en la gestión anterior y estamos trabajando para que en esta gestión esa demora sea lo menor posible, y así se está haciendo.

Hoy esa situación está normalizada, hace poco entró junio, con lo cual estaríamos dentro de lo que son esos dos meses. Ahora están esperando en unos días la cuota de julio. De todas maneras, lo que explicó el Rector fue que el dinero no alcanzaba y se estaba utilizando en otras cosas, como por ejemplo, el pago de servicios. Obviamente hubo algunas preguntas en ese sentido. De todas formas, cuando informamos en el plenario del Consejo Superior, dejamos consignado que nos parecía que esos temas, siendo que son resoluciones de Consejos Directivos – en este caso de Mendoza y Santa Fe- tenían que incorporarse al temario de la próxima reunión. Eso quedó como tema pendiente, porque las resoluciones lo que hacían era plantear un rechazo al recorte de las becas. Sobre ese tema, obviamente nosotros tenemos una problemática particular porque estamos hablando de las becas BINID y de las becas de investigación, no las becas SAE, las becas SAE no se recortaron. SAE, como saben, tiene becas de investigación también, becas de servicio y becas de ayuda económica. O sea que se produce, en algunos proyectos de investigación, donde hay un becario que como tiene beca SAE está cobrando los nueve meses y hay otro becario que como tiene beca de Rectorado cobra seis. La Facultad va a tratar obviamente de subsanar esa situación y evitar esa problemática. De todas maneras, ya hay una situación que planteamos en la Comisión de Presupuesto, y la idea es elevar una propuesta, que es que los montos de las becas SAE y los montos de las becas Rectorados son distintos los montos, con lo cual también genera una situación extraña, con lo cual tendríamos que buscar que se unifique el monto de becas en todo sentido. Eso supongo que va a ser motivo de discusión futura, así que estamos con esos temas.

Obviamente la situación presupuestaria de la Universidad es compleja. De hecho, a propuesta del gremio nodocente, del claustro nodocente, se declaró la emergencia económica, presupuestaria de la Universidad. Eso generó cuando lo discutimos en la Comisión, alguna controversia porque el concepto de emergencia económica remite a superpoderes, a situaciones de darle al poder ejecutivo determinadas atribuciones que no le son propias. Entonces aclaramos, cuando aprobamos esa resolución, si ustedes ven la resolución – yo he visto ya carteles que remiten al link de la Resolución- van a ver que en el artículo 2, inciso 2 de la Resolución dice: ‘avalar las gestiones del Rector a fin de sensibilizar con distintos actores, sobre la situación presupuestaria de la UTN. O sea, que la declaración de emergencia económica es marcar ante el público, que hay una situación emergente de una situación que está dada sobre todo por la inflación y por el aumento del dólar, sobre todo, y que eso pone a la Universidad en una situación de riesgo y que facultamos al Rector para que sensibilice sobre la situación. De eso se trata y obviamente lo que tratamos es de difundirlo porque es una situación compleja por la que estamos atravesando y además porque ahora viene la discusión del Presupuesto 2019 y necesitamos, a modo de información digo, el CIN está solicitando 133.000 millones de pesos de presupuesto, con lo cual se cubrirían los desfasajes de lo que pasó en el 2018. Para que se den una idea, sobre todo los consejeros nuevos, el Presupuesto de este año fue de 103.000 millones de pesos. Estaríamos parando a 133.000 millones de pesos para todo el sistema universitario.

Sobre esto me gustaría, como hago siempre, comentarles cuál es la situación de nuestra Facultad en cuanto a crédito y costo. Nosotros terminamos el primer semestre de 2018 con un déficit de 4,13 por ciento. Yo mes a mes trato de informar, en la medida en que me acercan la información, cómo está la situación al día de hoy. Nosotros tenemos un total de crédito aproximado de 56,7 millones de pesos por mes y estamos con 2,8 millones de pesos por mes de déficit. A uno le puede parecer mucho pero el déficit estructural que tiene hoy la Universidad es muy grande y esto tiene que ver, ya lo he explicado, pero por ahí viene bien para esta gimnasia de recordar, tiene que ver con cuestiones  que ha hecho la Universidad durante todo este tiempo, sin previsión, sin planeamiento: creado carreras sin presupuesto, por ejemplo, generado estatus de Facultad Regional a Unidades Académicas, generando a la vez un staff que tiene un costo y que nunca se puso a consideración. Es decir, cuando se hace la asamblea y se dice: vamos a pasar tal Unidad Académica a Facultad, lo único que se dice es que la Facultad está linda, que merece ser Facultad, pero en ningún lado se discute con qué presupuesto vamos a bancar el sueldo del Decano, de los Secretarios y de lo que significa pasar a ser Facultad Regional. El tema de la creación de carreras, de los ’90 para acá fue bastante significativo. Buena parte del déficit estructural que tenemos nosotros tiene que ver con que, no quiero echar culpas acá sobre todo con el amigo Guillermo Valvano, yo soy egresado de la carrera también, pero calculen que la Facultad dejó de lado una carrera como Ingeniería Metalúrgica, que era una carrera con muy pocos estudiantes, y creó una carrera como ingeniería Industrial, que luego se convirtió en la 2º/3º carrera de la facultad, con lo cual eso implica una carga presupuestaria que en ningún lado se planificó, nunca. Esta es la realidad. Y nosotros hoy seguimos distribuyendo el Presupuesto con el famoso número mágico donde a Buenos Aires toca el 13,49 / 51 por ciento del Presupuesto total de la Universidad, y en ningún lado se discute cómo creció uno, cómo decreció el otro, ni ninguna otra cosa.  Sobre esto yo quiero hacer mención a algo que por ahí hablamos poco en el Consejo pero que me parece importante: que es que, en buena medida, y esto no es de ahora, esto también es histórico lo que voy a decir. A nosotros hace varios años que no nos alcanza la plata. Porque lo que nos giran para gastos corrientes, no nos alcanza para cubrir todos los gastos corrientes. Y esto sucede desde hace años. Obviamente que ahora es más crítica la situación porque obviamente tenemos una situación de tarifas de luz o de gas que son mayores a las que había hace dos años atrás. Pero, de todas maneras, aún con las tarifas anteriores, con la situación anterior, tampoco nos alcanzaba. Y en esto, desde hace años, mucho de lo que ustedes ven en la facultad, se cubren con producidos propios, que se generan en la Facultad, con el trabajo de mucha gente de la Facultad, que a veces no sé si se valora lo suficiente, yo sé que muchos de acá seguramente sí, pero me gustaría por lo menos compartirlo. Yo fui ocho años Secretario de Extensión Universitaria y sé lo que significa generar producidos, lo dificultoso que es, lo complejo que es, pero también lo que permite que nosotros accedamos y nuestros estudiantes, y nuestros no docentes y nuestros docentes y nuestros graduados, accedan a tener una nutricionista, qué se yo, o a tener papel en el baño. El Estado no nos envía plata para poner papel en el baño. Eso lo hacemos porque hay producidos propios. Hay un montón de cosas, no quiero aburrirlos, pero hay una enormidad de situaciones que se sostienen desde el esfuerzo de un montón de gente. Y del esfuerzo de un montón de gente que, además, ahorra y hace las cosas más fáciles. Y eso yo lo reconozco profundamente, sobre todo los nodocentes que hacen esfuerzos más allá de sus posibilidades y de su horario laboral, para que la Facultad esté como está, como la ven ustedes. Porque uno habla, y a veces es contradictorio, porque me ha pasado, sobre todo en estos días que estuvimos convocando a salir a la calle y a pelear por nuestra Universidad, el hecho de cruzarme con algún docente o algún estudiante que me dice: pero cuál es la crisis si yo veo que están todas las luces prendidas, las cosas funcionan, bueno porque nosotros le ponemos amor, le ponemos cariño, lo que hay que poner para que la Facultad funciones, ahora la crisis está y digamos, se sostiene porque hay un montón de gente que le pone el hombro. Así que me parece valioso plantearlo. Porque muchas veces, yo he escuchado a gente plantear, ponerse de alguna manera en contra de alguna generación de producidos o plantear que por qué hacemos tal o cual cosa, bueno a veces uno encuentra la explicación recorriendo los pasillos de la Facultad.

Finalmente me gustaría contarles lo que ustedes también habrán vivido, que tiene que ver con lo que pasó en estos últimos días, nosotros tuvimos dentro de la Facultad diferentes expresiones de manifestación de la situación. Hubo clases públicas organizadas por algún docente que se le ocurrió decir, quiero salir a la calle con mis estudiantes y mostrar que la Universidad tiene un problema y hubo distintas manifestaciones, y sobre todo hubo una clase pública donde pusimos, sobre todo los Directores de Departamento y yo mismo como Decano, nos pusimos a explicar la situación presupuestaria y a, además, a convocar a una marcha que fue sin dudas multitudinaria. La clase pública en sí misma fue un ejemplo y la verdad yo estoy orgulloso y quiero compartirlo con ustedes porque siento un gran orgullo de lo que hicimos como comunidad, independientemente de lo que cada uno piense de la puerta para afuera, acá adentro supimos lo que teníamos que hacer para defender nuestra casa. Y luego salimos a defenderla en la calle. Y me parece que eso, como lo dije en la clase pública, ya lo hicimos en otras oportunidades. Y creo que salimos a la calle y demostramos que somos muchos cuando nos proponemos defender la Universidad Pública y la educación pública. Y me parece que eso también marcó una impronta de la UTN, no sólo de la UTN Buenos Aires, pero sí de la UTN Buenos Aires en cuanto a la cantidad de gente que salió a la calle. Y creo que fue muy valioso para los que pudimos estar y para los que no pudimos estar pero que estaban igual porque estaban igual  porque acompañaban desde algún lugar. Y lamentablemente, cuando todo había terminado y cada uno de nosotros estaba desconcentrando y yéndonos, nos enteramos de que uno de los nuestros había sido detenido por la policía en las inmediaciones de Plaza de Mayo. Y la verdad es que lo que sucedió ahí fue también un motivo de orgullo, por lo menos para mí, no como Decano, como ciudadano de esta Casa, porque yo siempre digo esto de que somos la familia tecnológica. Bueno, un miembro de la familia estaba pasándola mal por alguna razón, y lo que hicimos fue reaccionar como familia. Ahí fue, digo el Centro de Estudiantes, la Franja Morada, la 19 de agosto, gente de En Clave Roja, docentes que se acercaron buscando, uno aportando un dato, otro recorriendo comisarías, otro llamando a algún amigo, a algún abogado, para ver la posibilidad no sólo de solucionarle el problema a Matías sino también evitarle la angustia a esta familia que no sabía dónde estaba su hijo. Y la verdad que más allá de que obviamente todo terminó bien, porque la verdad es que fue bastante duro porque efectivamente no supimos hasta bien entrada la noche qué era realmente lo que pasaba, porque las informaciones eran cruzadas y no estaba bueno lo que estaba pasando, tuvo un buen final. Pero más allá del final que es Matías reencontrándose con su familia y yéndose a su casa, alguien que obviamente fue injustamente detenido, sin estar haciendo nada, simplemente víctima de una acción que no debería suceder en democracia y que nos tiene que llenar de vergüenza, la verdad es que lo que yo viví y lo que vivimos e incluso lo que vivió la familia es eso, es un grupo humano preocupándose por un integrante de nuestra comunidad, que la estaba pasando mal y teníamos que buscar la forma de solucionar el problema, e hicimos todo lo posible para solucionarlo. Y la verdad es que eso me llena de orgullo. Me hizo acordar a cuando se nos inundó nuestra casa. Y ahí salimos todos a poner el hombro y nos pasamos noches sin dormir, metidos en el agua. Eso también somos nosotros, por eso me parece que nos merecemos un aplauso.