Julio Rodríguez: “Han estudiado en el mejor lugar”

El graduado y veterano de la Guerra de Malvinas brindó un emotivo discurso en la colación realizada el jueves 5 de julio.

DSC_4687

Reproducimos el discurso que el Ing. Julio Rodriguez brindó a los flamantes graduados durante la colación realizada el jueves 5 de julio, en el Aula Magna de la UTNBA.

Rodríguez se recibió de Ingeniero Mecánico en 2003. Fue abanderado. Es empresario, dueño de la empresa ROD (materiales eléctricos).

Es, además, veterano de la Guerra de Malvinas.

 

Buenas tardes a todos:

Agradezco a las autoridades de esta casa que me confían el privilegio de hablar para los recién graduados.

Estimados nuevos colegas: ¡Felicitaciones! ¡Bienvenidos a la profesión! Un placer. Un honor.

Quiero hacer una mención especial para los nuevos graduados que están honrando nuestra bandera. Han sido premiados en mérito a sus calificaciones. No es un detalle menor que la Universidad sea uno de los pocos lugares donde tan presente se tenga el mérito.

No nos olvidemos de las familias que tienen una parte más que importante en sus carreras y que los van a seguir apoyando ahora más que nunca. Me acuerdo la paciencia de mi familia. Mi hijo sentado al lado mío dibujando lo que él llamaba “ejes catianos” mientras yo estudiaba. Hoy ya está en 2º año de Ingeniería Mecánica. Algo bueno vio en todo esto por suerte.

Yo he estado en su lugar hace algunos años y se todo lo que están sintiendo ahora. Pasan por ustedes todos los momentos aquí vividos. Tuvieron lucha contra el tiempo que nunca alcanza, entregas de trabajos prácticos, finales que se aprobaron sin sobresaltos y otros aprobados en una pelea cuerpo a cuerpo por apenas un 4 y demás problemas que cada uno de ustedes sabe cómo los superó.  De todas las cosas que vivimos aquí  hemos aprendido mucho.

Terminan la carrera con una muy importante cuota de conocimiento y con sólidos valores que se adquieren en la UTN. Han estudiado en el mejor lugar.

Están rodeados por compañeros y amigos que lo serán para siempre, tuvieron profesores de los que nunca se olvidarán. Les aseguro que es así.

Les voy a explicar por qué estoy convencido de que es el mejor lugar. Yo, que quería ser ingeniero, terminé como soldado conscripto en la Guerra de Malvinas con la carrera de Ingeniería Mecánica iniciada en la UBA.  Al regreso de Puerto Argentino no me fue fácil el reintegrarme al estudio y, después de intentar e insistir en la UBA con éxito diverso, encontré en esta Casa  la motivación para hacerlo y hacerlo bien. Estas aulas fueron mi terapia, mi gran ayuda, mi desafío. Esta Facultad no imagina cuanto agradezco lo que ha hecho por mí.  La UTN que tanto queremos me ha dado mucho, pero rescato dos cosas que para mi vida son importantes y me gusta compartirlo ahora con ustedes: una es que me brindó la oportunidad de ser ingeniero y lo logramos. La otra es que me reconocieran también como veterano de guerra. En un país que esconde los fracasos y que a veces vive de falsos logros, deja bien claro cuales son los valores que maneja esta Casa.

Saben que ante cualquier inquietud la UTN  está abierta y siempre, encontrarán quien los reciba con un abrazo y los escuche. Eso es típico de esta Facultad, sépanlo. Tienen la costumbre de hacerlo conmigo.

No es importante hablarles de que hice yo en estos años, cuales fueron mis logros o darles tal o cual consejo.  No creo que les sea útil porque la experiencia será la que forjen ustedes mismos. Es difícil aconsejar a quienes creo que en varios aspectos saben más que yo.

Sólo puedo decirles algunas cosas que creo me han dado  resultado en estos años:

Sean honestos, para con los demás y con ustedes mismos. Eso hace bien.

Resuelvan las cosas, sean sólidos y no improvisen. Hacemos un culto de las soluciones provisorias y terminamos creyendo que se nos admira porque todo lo atamos con alambre. En verdad, damos miedo con eso. Ya deberíamos darnos cuenta que hace años que venimos por la banquina porque nos acostumbramos a improvisar en vez de resolver. Traten de evitarlo, por favor. No es sano trabajar de esa forma.

No tengan miedo a los cambios, se los digo yo que me cuesta un montón hacerlos. Los cambios son cada vez mayores y más rápidos. Deberán convivir con eso. Sigan en contacto con la facultad que es uno de los mejores lugares para estar informados y actualizados. Tienen sobrada solidez profesional para enfrentar los cambios. 

Sean grandes motivadores para el trabajo y el estudio. El trabajo no es una obligación, es parte de la vida y tienen que aprender a disfrutarlo. Motiven para el trabajo y traten de influir para que los chicos se interesen por las carreras duras. Estamos muy necesitados de profesionales como ustedes. Es una de las mayores carencias en el mercado actual de trabajo. Tendrían que ser hoy el doble o el triple la cantidad de alumnos que se reciben, pero no lo es. Tratemos de alguna forma  que eso ocurra. Sé que la facultad se está esforzando en este tema. Es hora que en este país haya muchos creadores como ustedes y menos habladores y relatores de lo que no se hace.

Los espera el trabajo con desafíos permanentes y diarios. Esto es así. Están preparados para enfrentarlos con éxito. Van a tener éxito. Ya transitaron una carrera absorbente y  hermosa, pudieron y  están acá, recibidos y listos para lo nuevo.

Disfruten tanto de sus logros como de sus planes, pongan pasión, pongan esfuerzo e ilusión en todo lo que emprendan. Créanme  que van a ser felices de esa forma.

De corazón les deseo lo mejor en todo lo que decidan hacer. Sé que van a tener éxito en lo que hagan. Se lo merecen.

Gracias a esta casa por brindarme este gran momento y especialmente a ustedes y vuestras familias por escucharme. Muchas gracias.