Graduada de la UTNBA representó a Argentina en el XXXIV Congreso Mundial PIANC 2018

Su paper fue aprobado por el comité científico y fue una de los seis argentinos que expuso.

Kliman

La Ing. Ingrid Klimann, graduada de la UTNBA, representó a Argentina en el XXXIV Congreso Mundial PIANC 2018, en el que presentó el paper “Ingeniería en la planificación portuaria de una terminal de contenedores para lograr flujos dinámicos en la cadena de abastecimiento”, que le permitió estar entre los seis argentinos que expusieron en el Congreso.

“Representé al país en el ámbito de la logística portuaria e infraestructura. Fuimos seis argentinos y cada uno presentó su paper, que previamente fue aprobado por el comité científico. Yo diserté sobre la importancia de la cadena de abastecimiento y el puerto, y cómo hay que trabajar en ese aspecto para tener flujos eficientes y un modelo productivo de terminal portuaria”, explicó la graduada de Ingeniería Industrial.

Según el trabajo elaborado por Klimann, la planificación adecuada permite integrar diferentes servicios que agregan valor a una terminal portuaria y le permiten desarrollarse “como una plataforma de operaciones multimodales al servicio de las cadenas de abastecimiento que la atraviesan.

Eso no sólo permite minimizar y optimizar los tiempos de operación sino que elaborando estrategias de corto, mediano y largo plazo “se logra posicionar a la terminal como un nodo dinámico de conexión en las cadenas logísticas, acompañando a mercados más competitivos en la región en la que se quiera desarrollar o incrementar su economía”, según el trabajo presentado por la Graduada en el Congreso.

En su paper, Klimann consideró que las cadenas de abastecimiento necesitan de terminales portuarias de contenedores “competitivas y a la altura de las exigencias de los flujos dinámicos que las atraviesan. Para ello la ingeniería de planificación portuaria y sus estrategias permiten conseguir una alta competitividad y mantener el liderazgo en las operaciones para situaciones complejas tanto en tierra como en agua”.

Pero las diferencias geográficas, las conexiones disponibles y demás factores impactan en la eficiencia de las cadenas de abastecimiento que soportan.

En ese sentido, la graduada tomó el caso de las terminales de contenedores ubicadas en la ribera de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la localidad de Dock Sud, para evidenciar cómo frente a dificultades producidas por la ubicación geográfica o la distribución de los terrenos, la ingeniería aporta beneficios en la planificación de una terminal portuaria.

“Le permite desarrollar sus procesos con una alta eficiencia, diseñando estrategias acordes para los flujos desde tierra y agua que gestiona. Se aplica ingeniería en la planificación con el ingreso de las exportaciones, a través de sus respectivas segregaciones en la plazoleta, la descarga de contenedores de importación y trasbordo, los pesajes y controles con scanners, la entrega y recepción de contenedores vacíos, las descargas y cargas de los buques, la entrega de contenedores de importación, el adecuado diseño del yard y la distribución de los recursos operativos, que permiten hacer a una terminal sumamente productiva”, sostiene el trabajo.

Los inicios de una pasión

Klimann aseguró que trabajó toda su vida vinculada a la logística: “empecé muy jovencita, cuando comencé a estudiar. Primero trabajé más relacionada al rubro de camiones y cuando se me dio la oportunidad, porque no fue fácil, ingresé a trabajar en el puerto y me convertí en mujer portuaria, que era lo que quería. Desde hace cuatro años estoy estrictamente ligada a los barcos, siempre desde el punto de vista logístico”, aseguró.

La graduada recordó cómo se acercó a la logística: “primero me enamoré de la Ingeniería y al poquito tiempo, de la logística. Era la primera vez que iba a Panamá y el motivo era estrictamente turístico. Parte del recorrido del tour era conocer el canal de Panamá y cuando lo vi supe que era eso lo que quería para mi vida. Allí no solamente vi el barco sino el sistema completo. Ese fue el objetivo que tuve por delante en toda la carrera, porque yo sabía que era eso lo que quería hacer”.

Klimann aseguró que uno de los docentes que más la motivó en la carrera fue el Ing. Rubén Garay, quien dicta la asignatura Economía General y de quien es ayudante de Cátedra desde hace 9 años. “Él nos transmitió su visión sobre el rol de la ingeniería en la sociedad y recuerdo que lo admiré muchísimo por eso y por cómo nos enseñó a pensar, a analizar las cosas. Cuando llegó el momento él fue quien me entregó el título”, recordó.