La UTN Buenos Aires ganó el Premio Nacional a la Calidad para la Administración Pública 2016

La Facultad obtuvo la máxima calificación para la Administración Pública.

fachada-medrano-en-baja-e1462221529402-1024x427

Luego de un exhaustivo y pormenorizado análisis por parte del equipo de examinadores y jurados del concurso, este viernes 28 de octubre el Ministerio de Modernización de la Nación informó al Decano Ing. Guillermo Oliveto que la UTN Facultad Regional Buenos Aires recibirá de manos del Presidente de la Nación el Premio Nacional a la Calidad 2016 para la Administración Pública, modelo de excelencia que busca fomentar mejores prácticas de gestión.

El Premio Nacional a la Calidad fue instituido por la Ley 24.127 en 1992 con el objetivo de promover el desarrollo de los procesos y sistemas destinados al mejoramiento continuo de la Calidad en los productos y servicios, a fin de fomentar la modernización y competitividad del sector empresario.

Tal como lo dispone dicha ley, el Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri, será el encargado de entregar la distinción a los ganadores en Casa de Gobierno. Oportunamente se comunicará la fecha de la ceremonia.

Gastón Zotta, Director del Área de Calidad Institucional de la Facultad, explicó que el galardón es el resultado de una planificación que la Facultad sostuvo como política de Estado durante los últimos años; “Venimos trabajando desde hace tiempo en prácticas de Calidad. Al ser una institución grande en término de cantidad de trabajadores, decidimos empezar de forma evolutiva”.

Zotta afirmó que “no se trató de una idea tomada con liviandad; se realizó con planificación, y todos hicieron sus aportes, incluso algunos que hoy no están, para empezar a alinearse con este modelo de excelencia que propone el Premio. Porque de eso se trata, de un modelo de excelencia que no se logra nunca, es un modelo a seguir. Cuando hablamos de excelencia hablamos de seguridad, calidad, medioambiente, responsabilidad social; es mucho más que sólo satisfacer al cliente/usuario. Uno de los requisitos fundamentales es ese. Tiene que haber una cultura de la Calidad en toda la institución”.

En ese sentido, el especialista sostuvo que el Premio Nacional a la Calidad “está basado en experiencias en otros países. En la década del 90 se incorporó en la Argentina, reconociendo modelos de gestión en sector público y privada; en el privado para mejorar la competitividad nacional y en el público para fomentar las mejores prácticas de gestión”.

Junto al Premio se otorga un informe de retroalimentación, “luego hay que trabajar en ese informe. La característica de este reconocimiento es que uno tiene que evidenciar los tres últimos años de mejora. Yo recién dentro de 3 años puedo evidenciar cómo vine trabajando en estos 3 años. Significa nunca dejar de tensar la soga. De hecho, más allá de haber ganado, estamos trabajando en las debilidades que tenemos y que ya conocemos, gracias a la autoevaluación a la que nosotros mismos nos sometimos antes de presentarnos al Premio. Al ser un modelo de gestión implica un trabajo continuo. No es que uno gana y se olvida. La idea es que este reconocimiento no sea una foto sino una película. Lo importante es que se pueda sostener”.

El camino en la UTN Buenos Aires tuvo distintas políticas que, en conjunto, permitieron alcanzar el objetivo final: “Acreditamos todas las carreras acreditables, realizamos capacitación de nuestros trabajadores No Docentes, certificamos bajo Norma ISO nuestras Secretarías, participamos de competencias de Calidad, como IPACE, a nivel nacional e internacional, trabajamos en un Plan Estratégico y un Código de Ética. Hay una suma de instancias, no sobresale una por sobre la otra. Hemos madurado en forma sostenida y asimilada. Estamos todos alineados a este modelo, que es independiente de cada una de estos logros; es la integralidad de una estructura”.

Para lograr el objetivo, la Facultad dispuso además la creación de un Dirección de Calidad Institucional, liderada por Zotta, conformada por profesionales y estudiantes de la carrera de Ingeniería Industrial que hacen allí las Prácticas Profesionales Supervisadas.

Fue este equipo el que coordinó la presentación al Premio y organizó las jornadas en los que los evaluadores visitaron la Facultad. “Estuvieron estudiando todas las áreas, fueron hasta el buffet. Fueron dos jornadas muy positivas porque todos empujamos para el mismo lado”, resumió Zotta.

“Me gustaría destacar la participación; orgánicamente la Facultad tiene en las venas la participación en cuanto a que es hiperdemocrática la estructura y la participación es fundamental, -sostuvo-. También creo que somos fuertes en la parte de INNOVACIÓN. Este año presentamos varios proyectos pero se destacó el de Entropía por esto de la innovación”.

Zotta agregó que el Premio a la UTN Buenos Aires fue novedoso “primero porque en general las instituciones que compiten no suelen ser de mil personas, que es la máxima categoría. Y segundo porque en general se viene cumpliendo que para ganar el Premio hay que lograr una mención el año anterior. Nosotros nos presentamos y lo ganamos directamente”.

Para finalizar, el especialista comentó que: “ya se presentaron Facultades de Ingeniería. De la UTN se presentaron y ganaron las Facultades Regionales de San Rafael y Concepción del Uruguay, durante la década del ´90. Pero fueron cambiando las bases. De hecho, me convocaron recientemente para formar parte de la comisión de innovación que va a estar revisando las nuevas bases. Es decir que se va a elevar aún más la varilla”.