Plataforma de empleo de un graduado de la UTNBA fue destacada por el Foro Económico Mundial

Incluyeme.com, del graduado Ing. Gabriel Marcolongo, fue elegida como una de las 5 startups de Latinoamérica que mejoran el mundo.

marcolongo-aabe-1

El Foro Económico Mundial destacó a la plataforma Incluyeme.com, del Graduado Ing. Gabriel Marcolongo, como una de las 5 Startups de Latinoamérica que “están haciendo del mundo un lugar mejor”.

La plataforma fue seleccionada de entre 100 iniciativas relevadas por el Foro.

Incluyeme.com es un portal de empleo para personas con discapacidad. “Lo que hacemos es, por un lado ayudar a empresas a que puedan contratar talento de personas con discapacidad de una forma fácil. Y por otro lado, ayudar a muchas personas con discapacidad a conseguir trabajo”, explicó el fundador de Incluyeme.com.

En América Latina, la tasa de desempleo que afecta a las personas con discapacidad es del 70%, según un informe del Fondo de Población de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y por la Comisión Económica para América Latina  (CEPAL) del año 2011. Ese porcentaje representa a 30 millones de personas.

“Eso significa que tres de cada cuatro personas con discapacidad que están en condiciones de trabajar, no logran conseguir un empleo. Nosotros queremos ayudar a que esa población pueda desarrollarse profesionalmente como lo hace el resto. Para ponerlo en números, en América Latina hay 30 millones de personas con discapacidad que están desempleadas”, graficó el Ing. Marcolongo.

Antes de fundar Incluyeme.com, el graduado de la UTNBA había creado un call center que empleaba a personas con discapacidad motriz. Pero con el trabajo diario descubrió “que había un montón de otras discapacidades que necesitaban la misma ayuda. Y siendo sólo un call center no íbamos a poder crecer lo que podíamos llegar a crecer abarcando otras discapacidades y otro tipo de industrias”, recordó.

A partir de entonces comenzó a trabajar en el desarrollo del portal de empleo: “tuvimos que aprender cómo hacía una persona con determinada discapacidad para buscar trabajo. Empezamos a entrevistar gente, y creo que de las primeras 10 entrevistas, salí llorando.  Escuchás muchas historias de vida y entendés cómo una enfermedad o un accidente de lo más tonto te puede cambiar la vida”, explicó el creador de Inclúyeme.com.

La plataforma busca solucionar un problema a las empresas que tienen un programa de diversidad o de inclusión y necesitan que se presenten candidatos a los puestos que ofrecen.

“Arrancamos con las empresas Accenture, IBM y Banco Galicia, que fueron las tres primeras empresas que confiaron en nosotros. Les dijimos: ‘les juramos que a sus búsquedas, si las publican acá, vamos a traerles postulantes’”, recordó Marcolongo.

Incluyeme.com empezó con 250 búsquedas de esas empresas, que fueron ofrecidas a las casi 400 personas que el portal había entrevistado. “Y la magia empezó a pasar. Las empresas comenzaron a entrevistar y el boca a boca fue muy fuerte. Una vez que las personas empezaron a conseguir trabajo se inscribieron muchos más postulantes porque se dieron cuenta de que esto realmente funciona”, sostuvo.

Para hacer crecer el número de postulantes, Incluyeme.com colocó carteles publicitarios en las oficinas en las que se tramitan los certificados de discapacidad y recurrió a alianzas con universidades: “trabajamos junto con la UTN para que los estudiantes de la facultad que tenían alguna discapacidad pudieran conseguir trabajo a través del portal”, aseguró el Ing. Marcolongo.

En 2014, Incluyeme.com desembarcó en Chile, en 2015 en México, en 2016 en Perú y este año llegaría a Colombia.

“En Colombia estamos en búsqueda del socio correcto. Hasta ahora uno de los fundadores se iba a vivir al país, desarrollábamos toda la red de contactos, conocíamos a potenciales socios y recién después lanzábamos. Pero queremos agilizar ese proceso y estamos tratando de pre-entrevistar por Skype para hacer un viaje más corto al país y que sea lo más efectivo posible”, explicó el Ing. Marcolongo.

Cómo funciona la plataforma

 Una persona que tiene una discapacidad y quiere conseguir un trabajo, puede ingresar a www.incluyeme.com, registrarse, cargar sus datos, su currículum, y aplicar a las empresas o a las posiciones laborales en las que desee trabajar.

“Lo que garantiza incluyeme.com es que todas las empresas que publican sus ofertas laborales con nosotros están buscando el talento de personas con discapacidad, con lo cual van a ser tenidos en cuenta por sus capacidades y no van a ser discriminados por su discapacidad”, explicó Marcolongo.

En el caso de las empresas, el graduado de la UTNBA diferenció dos grandes grupos: las que tienen sus propios equipos de reclutamiento y sólo necesitan que Incluyeme.com les provea candidatos. “Y tenemos otro grupo de empresas que nos dicen: necesitamos que nos ayuden. Para eso contamos con un grupo de selectoras que hacen un proceso de preselección, le presentan a la empresa una terna de candidatos, y las compañías definen a quién contratan. Nos adaptamos mucho a cómo trabaja la empresa”, explicó.

Alianza con el Estado

En 2016, la plataforma recibió un pedido de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), que buscaba contratar personas con discapacidad para digitalizar documentos.

“Pero necesitábamos una solución muy llave en mano para esta agencia estatal, por lo que propusimos hacerlo con la UTN Buenos Aires, que tiene un centro de digitalización de documentos, tiene todo el know how, sabe cómo hacerlo. Y nosotros ayudamos a que la UTNBA contrate personas con discapacidad para llevar adelante la tarea”, destacó Marcolongo.

A través de ese proyecto, que sigue funcionando, hay 10 personas con discapacidad trabajando para el Estado, digitalizando documentos. Desde la plataforma se inició un proceso además, para tratar de replicar esa iniciativa en otros organismos públicos.

“Estamos tratando de entender cómo se trabaja con el Estado, porque lleva tiempos que son distintos a los del sector privado. Pero estamos convencidos de que la voluntad está de parte de mucha gente. Por eso, dentro de nuestro equipo hoy tenemos a una persona dedicada a generar este tipo de relaciones con organismos públicos, para ayudarlos a contratar personas con discapacidad”, destacó Marcolongo.

La cátedra Desarrollo Emprendedor

Además de su trabajo en Incluyeme.com, el Ing. Marcolongo comenzó a dictar clases en la Facultad en 2014, en la materia Desarrollo Emprendedor, de la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información. “Siempre me mantuve cercano a Facultad. Una vez que había egresado, nos presentamos a través del Centro de Emprendedores de la UTNBA, a un programa que en ese momento era del Gobierno de la Ciudad. Y desde entonces mantuvimos el vínculo con el Centro de Emprendedores; la verdad es que siempre nos abrieron las puertas, fueron muy generosos con nosotros”, explicó.

Marcolongo obtuvo luego una beca para estudiar emprendedorismo en Estados Unidos, y al regresar quiso transmitir sus conocimientos a estudiantes de la Facultad en la que se había formado. “Quise transmitirles a los alumnos de Sistemas de la Información que además de trabajar en una empresa pueden crear la propia.  Y darles herramientas sobre lo que significa eso. Así fue  como creamos la materia junto con otros dos graduados: el Ing. Daniel Battistelli; y la Ing. Bárbara Lautano”, aseguró.

El fundador de Incluyeme.com destacó además, que en la Cátedra se busca romper con la lógica de validar los proyectos una vez que están finalizados. “Nosotros les decimos: si vos te quedás todo el tiempo en tu casa y nunca salís a validarlo, lo más probable es que cuando lo tengas listo y salgas, nadie lo quiera. Lo mejor que podés hacer es validarlo desde el día uno, y para eso les damos distintos checkpoints a lo largo de la cursada”, sostuvo.

El Graduado de la UTNBA consideró que un estudiante de ingeniería en Sistemas de Información es un privilegiado al momento de emprender, porque cada vez se generan más emprendimientos tecnológicos. “Y lo más caro que tenés a la hora de desarrollarlo es el programador. Si sos ingeniero en sistemas arrancás con un porcentaje muy alto del costo cubierto. Y por otro lado, una de las cosas que siempre decimos es: anímense a fallar. Si como ingeniero te quedás sin trabajo, te llueven ofertas laborales. Eso mismo no te pasa en otras carreras”, aseguró.