Graduado de la UTNBA participa del desarrollo del satélite SAOCOM

Con la información obtenida de los satélites se podrán generar mapas de precisión y de alta resolución de humedad del suelo.

SAOCOM

El Ing. Mariano Romero, graduado de la UTNBA, forma parte del equipo de trabajo de INVAP que desarrolló tecnología para el satélite SAOCOM 1 A que la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) tiene previsto lanzar en septiembre próximo.

“Hace 7 años que trabajo en INVAP. Empecé en el área de radares, y al año me pasé a la de satelital. Desde hace seis años estoy desarrollando para el SAOCOM. Empecé poniendo el primer tornillo en la Integración de su modelo estructural y desde entonces no lo dejé”, explicó Romero.

Fernando Hisas, Gerente de Proyectos de CONAE, explicó que se están haciendo los ensayos preliminares del lanzamiento del primer satélite de la misión SAOCOM, que “consta de dos satélites; el 1 A, que se lanza este año, y el 1 B, que se lanza dentro de un año”.

Con la información obtenida de los satélites se podrán generar mapas de precisión y de alta resolución de humedad del suelo.

“Es un producto primario el que va a generar -está pensado básicamente en nuestra pampa húmeda-, a partir del cual se pueden hacer muchas aplicaciones, como evaluar momento adecuado para siembra y cosecha, entre otras”, sostuvo Hisas.

“Tiene que ver también –continuó- con sanidad vegetal. Hay una aplicación, por ejemplo, que permite detectar un bicho que se llama “fusario”, que aparece en el trigo y que genera daños muy grandes. Esto nos permitiría anticiparnos a la aparición de ese agente”.

Otra de las aplicaciones del satélite es la prevención de incendios, y la previsión de inundaciones, “al medir la humedad del suelo se pueden detectar saturaciones de agua que, ante un pronóstico de lluvia, alertan sobre una posible inundación. Lo mismo ocurre con suelos muy secos que ante un pronóstico de sequía aumentan el riesgo de incendio”, explicó.

Una vez producida la inundación o el incendio, la información recabada por el radar permite detectar las zonas afectadas y seguir la evolución del fenómeno porque puede captar datos que se encuentran inclusive por debajo de la superficie o a través de los árboles

“Tiene otras aplicaciones como detección de barcos en el mar, seguimiento de agricultura, identificación de cultivos, entre otras”, aseguró Hisas.

La vida útil de un satélite como el SAOCOM es de entre 5 y 7 años en promedio.

El Gerente de Proyectos de CONAE explicó que el desarrollo de los satélites SAOCOM comenzó a planificarse hace más de 20 años, cuando se empezó a desarrollar el Plan Espacial: “hubo una primera etapa en la que aprendimos a diseñar y construir un radar, nunca se había hecho en el país, y mucho menos para volar en el espacio. Eso llevó tiempo”, aseguró.

CONAE e INVAP no tenían experiencia en desarrollo de radares, lo que representó un desafío que requirió de una capacitación importante. “También hubo que aprender para definir con exactitud qué características queríamos que tuvieran estos radares. La medición de humedad del suelo es algo que no existe hasta el momento con el radar. Después hubo que resolver de algún modo cómo poner ese radar en el espacio. Y finalmente, construir los modelos de calificación y de vuelo”, recordó Hisas.

A través de una licitación pública se definió que el lanzamiento lo hará la empresa norteamericana SkyMed, la que actualmente está realizando vuelos de reprovisionamiento de la misión especial.

“El lanzamiento se hace en una facilidad que la empresa tiene en una localidad en la costa oeste de Estados Unidos, entre Los Ángeles y San Francisco, y está previsto para el mes de septiembre, aunque todavía no hay una fecha definida”, explicó.

Graduado en el SAOCOM

Mariano Romero se recibió de Ingeniero Industrial en la UTNBA y desde que se fue a vivir a Bariloche dicta clases en la extensión áulica que la Facultad tiene en esa ciudad y trabaja en INVAP, el principal contratista de CONAE para el satélite SAOCOM.

“Nunca pensé estar trabajando en un proyecto semejante. Lo hice cuando ya estaba trabajando en Bariloche y me vinculé con el INVAP”, recordó.

“La UTNBA –continuó- me dio la posibilidad de ganar experiencia laboral en paralelo a la formación académica. Trabajar a la par del estudio no afecta la calidad académica. Eso es clave porque cuando uno egresa, egresa con experiencia que sólo la formación académica no te la puede dar”.

El graduado de la UTNBA explicó que los desarrollos en los que INVAP está trabajando para el satélite se encuentran en etapa de ensayo: “el principal desafío es poner el satélite en el espacio, y ese desafío lo encabeza CONAE. Nosotros somos quienes materializamos el satélite”, aseguró.

Para Romero. “el hecho de poder dominar una tecnología como la satelital nos permite estar dentro de los 10 o 15 países que lo hacen. Eso nos posiciona a nivel mundial. Y es beneficioso desde lo económico, lo estratégico, lo geopolítico, etc”.