UTN Buenos Aires: con inversión e incentivo, la investigación tuvo un fuerte crecimiento

Desde 2010 la Facultad desarrolló instrumentos de acompañamiento y promoción que permitieron en tan solo 7 años duplicar la cantidad de becarios.

tallercampus00001

En los últimos años, la UTN Buenos Aires puso a la investigación como uno de los ejes de desarrollo, y las políticas de incentivo comenzaron a dar sus frutos: de 47 proyectos UTN vigentes en 2010, este año alcanzó los 109, lo que representó un crecimiento de 130 por ciento; un crecimiento del 187 por ciento en la cantidad de integrantes de Proyectos de Investigación y desarrollo; y se convirtió en la Facultad Regional con más investigadores categorizados UTN, con el 12 por ciento.

La Lic. Patricia Cibeira, Secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la UTNBA, atribuyó ese gran crecimiento a “una gestión que tomó como una de las líneas prioritarias de desarrollo y de impulso, a las actividades de investigación, desarrollo e innovación. Cuando asumió su primer mandato el Decano –Guillermo Oliveto-, supo leer muy bien una necesidad que tenía la Facultad, que era compartida además por el cuerpo docente, los estudiantes, y los graduados. Haberlo fijado como una política estratégica al punto de estar incorporada en nuestro Plan Estratégico Institucional (PEI) es el mayor valor”.

El impulso a la investigación se tradujo además, en un crecimiento del 122 por ciento en el número de becarios, que pasó de 108 en 2010, a 240 este año. Ese incremento estuvo acompañado por un aumento del 1.500 por ciento en los fondos destinados a investigación entre 2010 y 2017.

Ese salto en el financiamiento se explica en gran parte por la decisión de la UTN Buenos Aires de destinar producidos propios al impulso de actividades de investigación: “La convocatoria viajes y eventos, se viene realizando desde el año 2011 dos veces al año. Y a lo largo de estos años se  financiaron 774 solicitudes de subsidio. Es mucho dinero y además se financia con producidos propios de la Facultad. En estos seis años que llevamos realizándola, la UTNBA aportó 3.240.000 pesos. Eso en términos de financiamiento que se recibe para la ejecución de los proyectos tiene un impacto muy fuerte”, explicó Cibeira.

Por otro lado, la Secretaria destacó que la UTN tiene “una ventaja” con respecto a otras Universidades, que es que tiene su propia carrera de investigador: “Así como existen las categorías del Programa de Incentivos, en la UTN tenemos nuestra propia carrera de investigador y eso es muy alentador sobre todo para los que se inician”, aseguró.

En ese sentido, en 2011 la UTNBA tenía 211 investigadores categorizados y en la actualidad alcanzan los 352, lo que representa un crecimiento del 167 por ciento. “Para poder  dirigir proyectos o presentarte a diferentes convocatorias tenés que  formar parte de la carrera de investigador, y la UTN lo facilita. El crecimiento que tuvimos entre el 2011 y el 2017 de los investigadores con categoría D, que es la categoría mínima que se requiere para poder dirigir o co-dirigir un proyecto fue del 138 por ciento”, explicó Cibeira.

“Entre 2011 y 2017 creció un 330 por ciento la cantidad de investigadores que se iniciaron en la carrera. En 2011 –continuó- teníamos 1 solo categorizado G y hoy tenemos 33 investigadores jóvenes que inician sus actividades. Esto da cuenta del incentivo a nuestros estudiantes y graduados a que inicien su carrera en este sentido”.

Acompañar, la clave

Para promover el desarrollo de las actividades de investigación, la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación productiva trabaja en diferentes planos en simultáneo, por lo que la planificación es su herramienta fundamental.

“Una impronta de la Secretaría (y de toda la Facultad), es el acompañamiento, el asesoramiento y la asistencia. Para eso desarrollamos diferentes instrumentos, pero fundamentalmente hacemos hincapié en el encuentro con el investigador para saber cuál es su condición, en qué actividades está. De esa manera podemos ir asesorándolo y vinculándolo con equipos de investigación o proyectos de investigación acordes a su búsqueda”, sostuvo Cibeira, y agregó: “A lo largo de estos años se han ido acercando muchísimos estudiantes, lo que es muy importante para nosotros porque es la forma de continuar con estas actividades”.

Ente los instrumentos desarrollados por la Facultad se encuentran la Convocatoria Viajes y Eventos, el Centro de Traducciones y la decisión de destinar fondos propios al financiamiento de esas actividades.

“Notros desarrollamos en la Facultad un instrumento propio muy destacable, como la Convocatoria Viajes y Eventos científico-tecnológicos. Es un instrumento que aprueba el Consejo Directivo dos veces al año, cuyo objetivo es financiar la presentación de trabajos y papers en congresos nacionales e internacionales, la organización de eventos derivados de actividades de los proyectos”, aseguró la Secretaria de  Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

La convocatoria tiene además una categoría creada exclusivamente para los estudiantes que integran proyectos de investigación: “a lo largo de varias de las convocatorias nos dimos cuenta de que a los estudiantes se les dificultaba aplicar a la convocatoria por la complejidad del armado de un paper y la aprobación de un paper en un Congreso. Entonces aprobamos una nueva categoría que es para participar en Congresos y que también permite, por ejemplo, la realización de cursos, la asistencia a algún laboratorio de punta de alguna institución o la realización de actividades puntuales que tengan que ver con las actividades que se desarrollan en el PID”, explicó Cibeira.

Para la Secretaria, el Centro de Traducciones es una herramienta muy importante: “La verdad es que fue una iniciativa de la Secretaría Académica que vale la pena destacar porque en el caso de nuestra Secretaría es un servicio que utilizan los integrantes de los proyectos de investigación, pero también es un servicio que puede ser utilizado por los docentes de la Facultad. Es un lujo  tener un centro de traducciones de esta calidad, financiado, una vez más, con producidos propios de la UTNBA”.

El Centro de Traducciones realiza además, la revisión de papers que los investigadores envían a las revistas especializadas, y correcciones.

Por otro lado, la Facultad financia con producidos propios el costo de la presentación de papers en revistas internacionales con referato: “El costo aproximado es de entre 1.000 y 1.500 dólares por paper publicado, lo cual es mucho dinero. Y son fondos que dispone la Facultad y que liberan los recursos recibidos por UTN para los proyectos de investigación. Realmente la Facultad además de tener como una de sus líneas prioritarias de desarrollo a la investigación, hace aportes muy concretos que están generando un impacto muy fuerte en estas actividades”, sostuvo Cibeira.

Hoja de ruta

Para los próximos 5 años, la Secretaría trazó una serie de objetivos, entre los cuales se encuentra el crecimiento en el número activo de proyectos. En la actualidad, del total de proyectos UTN, la UTNBA tiene el 14 por ciento de los 685 totales. El incremento de proyectos le permite a la Facultad ir incorporando participantes a esas investigaciones, en especial becarios y nuevos docentes que quieran ligarse a las actividades de investigación.

“Necesitamos avanzar también en actividades de cooperación internacional y seguir creciendo en cantidad de proyectos con financiamiento internacional. En este momento tenemos tres proyectos muy importantes como es el proyecto ACRE, el Proyecto UNESCO, y el Proyecto Era Net. Tenemos que crecer en esa línea y para eso tenemos que seguir formando recursos”, sostuvo la Secretaria.