#MujeresTecnologicas “Las niñas no tienen la estimulación necesaria para dedicarse a las ciencias duras”

Silvina Logarzo es graduada de Ingeniería Naval en la UTN Buenos Aires. Se recibió en 2016 y fue abanderada en su colación. Actualmente está en Francia, donde cursa una Maestría en Ingeniería Marítima Offshore especializada en Estructuras.

grado_21-3_3jpg

Silvina Logarzo es graduada de Ingeniería Naval en la UTN Buenos Aires. Se recibió en 2016 y fue abanderada en su colación. Actualmente está en Francia, donde cursa una Maestría en Ingeniería Marítima Offshore especializada en Estructuras.

¿Por qué decidiste estudiar Ingeniería?

Desde chica que tengo afinidad con las materias técnicas ya que mi papá también es Ingeniero. El pensar y usar la lógica estaban muy metidos en mi día a día. Siempre sentí curiosidad por todo lo relacionado al mar, y sabía que si hacía una Ingeniería, sería aquella que me permitiera diseñar buques.

¿Notaste que había un porcentaje bajo de estudiantes mujeres? ¿Y en los ámbitos laborales donde te desempeñaste?

Sí, pero el porcentaje no me llamó la atención, ya que hice escuela técnica. Allí también hay un porcentaje muy bajo de mujeres, sobretodo en especialidades como mecánica y electricidad (que fue lo que hice yo).

Respecto a lo laboral, tuve la suerte de trabajar en la industria naval, precisamente en un astillero, y éramos muy pocas las mujeres técnico/ingeniero. Los trabajadores se sorprenden cuando te ven subir al buque con el casco blanco, pero mi experiencia en la obra fue excelente. Sin embargo, no puedo dejar de decir que dentro de la industria naval de Argentina, aún hay empleos en los cuales las mujeres no somos tenidas en cuenta por más que nuestro CV y nuestra capacidad sean acordes al puesto, lamentablemente.

¿Por qué creés que no es una carrera muy elegida por mujeres?

En mi opinión, creo que las niñas no tienen la estimulación necesaria para las ciencias duras, si no que siempre se relaciona con actividades para los varones. Uno descubre el mundo cuando es pequeño, es ahí donde se despierta la curiosidad.

Muchas mujeres se sorprenden también cuando ven que una no pierde la femineidad por ser Ingeniera. Eso está en nosotras.

Por otra parte considero que cualquier persona que conociera lo que un Ingeniero es capaz de hacer, elegiría esta carrera sin dudarlo. En otras partes del mundo, no es sorpresa que una mujer elija ser Ingeniera. Propondría que en las escuelas se hable más y se den a conocer las carreras técnicas y lo que podemos lograr con ellas.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Tuve la suerte de resultar premiada por el Estado Argentino con una beca para realizar una Maestría en Ingeniería Marítima Offshore especializada en Estructuras navales en Francia, donde me encuentro actualmente.

¿Por qué para las mujeres puede ser atractivo estudiar una carrera de estas características?

Las mujeres tenemos una sensibilidad particular por el mundo que nos rodea; sentimos pasión por la vida. Yo elegí ser Ingeniera, porque sentía curiosidad por saber cómo funcionaba el mundo. Hoy, mi motivación es dejarlo un poco mejor de lo que lo recibí. Soy una convencida de que, a través de la Ingeniería, podremos lograr ese mundo mejor que tanto deseamos nosotras, las mujeres.